Entendiendo la perdida de tensión de la malla

Una pérdida gradual de tensión de la malla es inevitable, aunque usted controle cuidadosamente el flujo de trabajo de su proceso de serigrafía y alistamiento de la prensa. Una variedad de factores contribuyen a la pérdida de tensión y varios pueden ocurrir simultáneamente, haciendo difícil señalar al culpable. En este artículo identificamos los problemas en serigrafía que con más frecuencia conducen a reducir la tensión de la malla y explicaremos cómo anticiparse para minimizar la pérdida de tensión.

Fuente vs. Causa

Una baja tensión de la malla es una de las causas principales de una mala calidad de la imagen. Incorrecto inundado, mal desprendimiento (snap-off), manchas y pérdida de detalle son algunos de los problemas asociados con baja tensión. Además, la inconsistencia en la tensión de la malla en un trabajo multicolor puede ocasionar colores con problemas de registro, efecto moiré, marcas en la malla y defectos de imagen.

 

Usted puede rastrear la pérdida de tensión de la malla en dos fuentes principales y varias causas secundarias. Toda pantalla consiste de solamente dos elementos físicos principales: la malla y el marco. En cada caso, la pérdida de tensión proviene de una o ambas fuentes. Factores externos que ocasionan debilitamiento o falla de cualquiera de los dos elementos son considerados causas.

 

Marcos de madera

Un marco de madera correctamente diseñado y construido producirá una impresión totalmente satisfactoria, pero estos marcos pueden causar más pérdida de tensión que los metálicos. Aquí están algunas de las razones.

 

Lavado. La manera en que los marcos de madera son procesados para su uso futuro es una de las causas principales de la pérdida de tensión de la malla. La madera absorbe el agua y los químicos de limpieza utilizados en el lavado. Como resultado, el marco no será capaz de soportar el stress ejercido por una malla fuertemente tensionada.

 

Deflexión de viga. Este estado se refiere a la tendencia de los lados más largos del marco a doblarse hacia dentro. La deflexión de viga empeora por la incapacidad del marco de madera de mantener su propia forma bajo tensión. La deflexión de viga ocurre en algún grado en todos los tipos de marcos, incluyendo marcos metálicos rígidos y retensionables, pero el hecho de que los marcos de madera absorben humedad los hace más susceptibles al problema. Si la madera se dobla mientras está húmeda, el marco probablemente no volverá a su forma original – aun después de quitar la malla.

 

Calor. Las mallas con frecuencia se secan en gabinetes calentados o en cuartos que están equipados con deshumidificadores, los cuales también crean calor. La tendencia del marco de madera a doblarse hacia adentro es más pronunciada cuando el marco está caliente. La combinación de humedad y calor agrava más el problema.

 

Dimensiones del marco. La madera es un material aceptable para la construcción de marcos para pantallas, pero algunos de estos son construidos con madera que no tiene el tamaño apropiado para el trabajo. Los marcos con frecuencia son construidos con maderas vendidas como dos-por-cuatros, dos-por-dos, etc. Un marco de 60 x 80 centímetros, por ejemplo, construido de madera de 4 x 4 cent. (vendida en el depósito como cuatro-por-cuatro) puede sostener una alta tensión, pero su capacidad para mantener un alto nivel de tensión disminuye dramáticamente cuando el marco es expuesto a humedad y/o calor. Los marcos de madera que son diseñados, en lugar de estar construidos de materiales convenientes, son la mejor opción para trabajos que requieren altos niveles de tensión de la malla.

 

Marcos metálicos

La madera no es la culpable de todos los problemas que producen pérdida de tensión. Marcos metálicos rígidos y retensionables presentan sus propias oportunidades para reducir la tensión. Por ejemplo, la pérdida de tensión puede ser rastreada a una malla que no está correctamente fijada al marco. Use un pegante que esté formulado específicamente para serigrafía y utilice solamente tanto pegante como sea necesario para fijar la malla al marco. Verifique que el marco esté completamente limpio y seco cuando vaya a pegar la malla.

 

Al utilizar marcos retensionables, dedique un momento para inspeccionar el sistema de agarre de la malla – con frecuencia una regleta o varilla que fija la malla en ranuras a cada lado del marco – para asegurar que agarre correctamente la malla y evitar que se deslice.

 

Malla

El tipo de marco que usted use desempeña un papel en la pérdida de tensión de la pantalla, pero la malla es con frecuencia la fuente de la mayoría de los problemas con la tensión de la pantalla.

 

Elasticidad de la malla. Si usted estira cualquier malla – aún el acero – más allá de su límite elástico, no regresará a su tamaño original. La elongación del material por debajo de este punto límite, se llama deformación elástica. Cualquier material estirado por debajo de su límite elástico regresará a su tamaño original. Si se estira más allá del punto límite, el material sufre una deformación plástica que causa pérdida de tensión. Usted puede obtener un nivel de tensión estable tensionando la malla al nivel deseado, dejándola en ese nivel por un corto tiempo y re-tensionando al nivel deseado después de que pierde algo de tensión. Usted puede repetir el proceso hasta que la malla alcanza un nivel estable de tensión. Usar una malla de baja elongación, que está diseñada para resistir la pérdida de tensión, es una opción que usted podría explorar.

 

Calor. Las mallas de poliéster se ablandan cuando son expuestas al calor y, en consecuencia, se estiran más fácilmente. En muchos casos, el calor a que son expuestas las mallas en un ambiente de producción típico está bien por debajo de los límites del material. Sin embargo, si su flujo de trabajo incluye el uso de curado flash o en línea, la mesa de la prensa o el sistema de transporte puede recoger suficiente calor para afectar la malla.

 

En la prensa. La mayoría de las aplicaciones de impresión en serigrafía incluyen impresión fuera-de-contacto donde la malla es sostenida ligeramente arriba del ítem que está siendo impreso. Como resultado, el escobillín debe empujar la malla hacia abajo y en contacto con el substrato para transferir la tinta. El escobillín recorre la longitud de la malla, empujando y estirando cada parte de ella en su camino; por consiguiente, la tensión se cae en el transcurso de miles de recorridos del escobillín en una producción. Usted debe ajustar la máquina para proveer suficiente fuera-de-contacto para forzar la malla a desprenderse inmediatamente detrás del escobillín.

 

Fuera-de-contacto

Use el fuera-de-contacto lo menos posible y la máxima tensión que la malla pueda sostener durante una producción grande. Los fabricantes de mallas le pueden ofrecer un nivel de tensión sugerido para la malla que usted utiliza. Usted también necesita asegurarse de que la distancia fuera-de-contacto sea consistente sobre toda la superficie de impresión y que el recorrido del escobillín durante la impresión sea paralelo a la mesa de la máquina. Si cualquiera de estas condiciones no es satisfecha, lo más probable es que usted tendrá que usar excesiva presión del escobillín, lo cual produce un stress extra en la malla y acelera la pérdida de tensión.

 

Presión del escobillín

Usted debe controlar cuidadosamente la presión del escobillín para mantener los niveles de tensión de la malla. Como regla general, un mínimo de presión del escobillín ayuda a preservar la vida útil de la malla y produce una impresión superior. Si la máquina o el operario son forzados a usar bastante presión, entonces algo más está mal. Las mesas pueden estar deformadas o fuera de paralelismo con el plano de la malla. El escobillín puede estar gastado o su superficie de contacto puede no estar perfectamente recta.

 

Artículo traducido de la revista SCREEN PRINTING. Edición de Diciembre 2012 / Enero 2013.